Clonlara USA

24 dic. 2009

Nueva incorporación de "Ayudando a las familias a ser libres" a las bibliotecas universitarias españolas

En este caso, se trata de la Universidad de Navarra.

Agradecemos las gestiones a nuestra compañera Carme Urpí, profesora de su Departamento de Educación. Pueden ver la referencia pinchando aquí.

También se ha incorporado a la Biblioteca de esta Universidad el libro Razones para educar en familia, editado asimismo por la Asociación Cultural TREMN.

7 ago. 2009

Una muestra del libro "Ayudando a las familias a ser libres"

Ofrecemos a nuestros seguidores una muestra del libro de la Dra. Pat Montgomery, esperamos que les guste, se trata del capítulo:

Las pequeñas raposas (abril-mayo 2001)


Las pequeñas raposas que destrozan las viñas en flor de las que habla el Cantar de los Cantares (1) me recuerdan a ese sinfín de pequeñas incertidumbres a las que tienen que hacer frente los padres y niños que optan por la educación en casa. ¡Y vaya si son variadas!
Pongamos, para empezar, el caso de parientes, amigos y vecinos. No son pocos los abuelos que llegan incluso a dudar de la salud mental de la pareja que decide tomar un rumbo distinto al habitual y seguir la senda menos trillada. Dejando de lado el hecho de que tal vez ya hayan cuestionado previamente la elección del cónyuge por parte de su hijo o hija, la crianza de sus nietos es un tema que naturalmente les preocupa. Y ahí es cuando surgen las cejas arqueadas, las preguntas e incluso las “pruebas” a las que someten a los niños cuando los padres no están presentes. Pero las suspicacias persisten más allá del ámbito familiar y tampoco los padres se libran a veces de las preguntas y cejas arqueadas de amigos y vecinos. La reiteración de este tipo de situaciones tan molestas mina la confianza de los padres y generan numerosas dudas. Son como las pequeñas raposas del pasaje bíblico.
Una madre me comentó recientemente las experiencias que le había tocado vivir con su suegra. En cada una de las visitas familiares, su suegra se las apañaba siempre para encontrar un momento en el que separar a la pareja y preguntar al marido en un tono amenazador que cómo era posible que su esposa pudiera enseñar a sus hijos si carecía del título de maestra y de experiencia docente. ¿Quién se creía que era? ¿Por qué persistía en aquel disparate?
A otra madre le preocupa que su hija de 9 años sea tímida y no muestre interés por participar en juegos y otras actividades sociales dentro de su grupo de educación en casa ¿deberia obligarlo a participar en este tipo de actividades?
Hace años, cuando Clonlara ofrecía Educación Infantil, algunos maestros me preguntaban de vez en cuando qué debían hacer para animar a los pequeños a abandonar la seguridad de su rodilla y lanzarse a participar en las actividades de grupo. “¿Por qué?”, les contestaba. “¿Es que tienes algún problema en la rodilla? Lo que hace un niño o una niña de 3 años es expresar sus necesidades del momento. Si necesita estar pegado a ti, no le des más vueltas. Muévete con el pequeño cogido de tu rodilla. No le des importancia, pues llegará un día en que ya no necesitará aferrarse a tu rodilla, y lo más probable es que ese día llegue antes de que el niño o la niña en cuestión cumpla, pongamos por caso, 22 años”. (¿Conoces a algún adulto tímido, mamá?)
¿Y qué pasa con esos niños a los que les gusta llevar puesto el pijama la mayor parte del día? ¿O con los que se van a la cama tarde y se despiertan tarde (las aves nocturnas)? ¿Es normal?
Pues bien, ¿no es cierto que a los adultos se les puede clasificar entre personas diurnas y nocturnas? ¿Por qué no puede hacerse lo mismo con los niños? Claro que es normal. ¿Puedes vivir con ello? He aquí la cuestión. En caso de que la respuesta sea negativa, es conveniente tratar el tema en una reunión o una serie de reuniones familiares con el fin de llegar a un acuerdo/compromiso. Se trata de una FAMILIA, de ahí la importancia de tener en cuenta las necesidades de cada uno de sus miembros. ¡Lo que es justo es justo!
¿Debería preocuparme el hecho de que a mi hijo le gusten los juegos de rol?
Esta pregunta me trae recuerdos de hace veinticinco años, cuando enseñaba a los alumnos de grado elemental superior el campus de nuestra escuela. Allí se presentaba cada día el “clan”, un grupo de unos siete chavales. Sacaban el juego de Dragones y Mazmorras a las 9 de la mañana y cuando el reloj daba las 2 de la tarde, allí seguían tramando y jugando. Sin apenas variaciones, aquella situación se prolongó por espacio de meses. A menudo, ni siquiera estaban propiamente jugando; así, por ejemplo, antes de empezar una nueva partida, debían decidir quién iba a desempeñar el papel de “amo del calabozo”, lo cual generaba largos y acalorados debates. Observé cómo aprendían a relacionarse entre sí, cómo utilizaban la lógica para superar los lances inesperados del juego, cómo empleaban el arte de la negociación y otras innumerables estrategias que no hubieran podido poner en práctica en otras actividades ofrecidas durante su jornada escolar. (Esto que cuento ocurrió antes de que los medios de comunicación estigmatizaran los juegos de rol, a los que llegaron incluso a relacionar con la brujería).
Lo comentado hasta aquí constituye tan sólo una pequeña muestra de las numerosas pequeñas raposas de dudas, temores e incertidumbres que pueden minar la confianza de los padres. Existe una canción de un musical de Broadway que ofrece, en mi opinión, una buena solución a este problema: “Siempre que tengo miedo, mantengo la cabeza firme y silbo una melodía alegre para que nadie sospeche de que siento miedo (o inquietud o preocupación o dudas). Silbo una melodía alegre y cada vez que lo hago la alegría que me invade disipa mis temores”.
¿Suena demasiado simple? Determinad cuáles son vuestras pequeñas raposas y cubridlas de una luz positiva. De modo que la abuela discrepa de vuestra opción educativa y los niños son aves nocturnas a las que les chiflan los juegos de rol. Todas son raposas positivas. Creed que son positivas y lo serán. Vivid con ellas; trabajad con ellas... de manera positiva.

(1) Cantar de los cantares 2, 15
(2) Se refiere a los grupos locales de apoyo. En España, que sepamos hay dos organizados: “Aprender y Vivir” (Cataluña) y “Familias de Madrid que educan en casa” (aprenderyvivir-owner@yahoogroups.com; http://groups.msn.com/FamiliasdeMadridqueeducanencasa).
(3) Ciclo Superior de Educación Primaria.

5 jun. 2009

"Ayudando a las familias a ser libres" se difunde más cada día

Además de las diferentes gestiones que estamos llevando a cabo desde esta Oficina para que el libro de la Dra. Pat Montgomery se incorpore al fondo de diversas bibliotecas universitarias españolas y públicas, en general, quienes estén interesadas e interesados en adquirirlo pueden hacerlo de diferentes modos.


Por supuesto, pueden dirigirse a la tienda virtual de la Asociación TREMN, la editora de la obra, o bien pedirlo directamente a: difusioneducacion@gmail.com.


También pueden acudir a algunas librerías -también estamos haciendo gestiones para ampliar el número de establecimientos donde poder hallar Ayudando a las familias a ser libres-, como por ejemplo "La Malatesta" y "Traficantes de Sueños", en Madrid, y "Local Cambalache", en Oviedo.

Algunas tiendas de comercio justo, a lo largo de toda España, también disponen de ejemplares de esta obra (lo mejor es preguntar a TREMN en este caso).

Animamos a todas aquellas personas que quieran colaborar con nosotros a difundir el mensaje y las ideas de la Dra. Pat Montgomery, y de la educación en familia, en general, a que den a conocer la existencia de este valioso libro en las redes, grupos de correo, foros, librerías, bibliotecas... en que se muevan. Se lo agradecemos de antemano, y nos encantará recibir vuestras noticias. ¡Muchas gracias!

30 abr. 2009

Nueva incorporación al catálogo bibliotecario universitario: Universidad de Barcelona


Así es, la Biblioteca de la Universidad de Barcelona dispone de nuestro libro "Ayudando a las familias a ser libres" desde hoy mismo. Agradecemos las gestiones hechas por el profesor de la Facultad de Pedagogía de esta universidad, el Sr. José Contreras, para tal finalidad. El enlace directo lo tenéis aquí.

17 abr. 2009

La Biblioteca Universitaria de Oviedo incorpora a su catálogo "Ayudando a las familias a ser libres"


La Biblioteca Universitaria de Oviedo acaba de incorporar a su catálogo nuestro libro "Ayudando a las familias de ser libres: Clonlara School", de la Dra. Pat Montgomery. Agradecemos al Sr. Carlos Cabo, profesor de esa Universidad, su mediación en esta gestión. Os recordamos que el Sr. Cabo está llevando adelante una investigación sobre la educación en casa en España, sin duda la más ambiciosa desarrollada hasta ahora no sólo en nuestro país, sino posiblemente en todo el mundo. Podéis contestarla en el siguiente enlace: Encuesta de Carlos Cabo sobre la educación en familia en España.

Para acceder al enlace al catálogo de la BUO donde está nuestro libro, pinchad aquí.

20 feb. 2009

¡"Ayudando a las familias a ser libres" ya está disponible en bibliotecas públicas!

De momento, eso es verdad en una, en la Biblioteca Pública de Viladecans, de Barcelona, que pertenece a la Red de Bibliotecas de la Diputación de Barcelona.

El enlace es: http://gw24-vtls.diba.cat/vtls/spanish/, una vez ahí podemos buscarlo por título o por autor (en nuestro caso, Pat Montgomery).

Estamos haciendo también gestiones para que forme parte del fondo bibliográfico de algunas universidades, como la de Barcelona y la de Oviedo.

En cuanto haya alguna novedad más, os informaremos.

4 feb. 2009

Educación en casa: el sendero se ensancha

Entrevista publicada en el número 55, enero/febrero de 2006, de la revista Athanor


Clonlara School se fundó en 1967 como una escuela presencial innovadora; de hecho, todavía funciona como tal para alumnos que residan en el área de Ann Arbor (Michigan). Su segundo servicio es el Programa Clonlara School de Educación en Casa, que utilizan familias de todos los Estados Unidos de América y en cerca de otros veinticinco países de todo el mundo. Pat Montgomery es la directora y fundadora de esta escuela, que constituye todo un referente para quienes emprenden la iniciativa de sacar a los niños de los colegios convencionales. Pat tiene una experiencia docente de catorce años en escuelas públicas y religiosas1, por lo que conoce bien los fallos del sistema. Tuvimos la ocasión de entrevistarla en Biocultura Barcelona 2005, donde nos acogió con su sonriente humanidad.

¿Piensa que la educación tiene algunos problemas en común en países como España, Francia o Estados Unidos, algo en común que no funciona, de manera que es una buena idea promover la educación extraescolar?2

Sí, así es. Las escuelas están principalmente diseñadas para otra época, están anticuadas. Imitan el modelo de una fábrica: se educa a los alumnos ‘en serie’; es como hacer una misma galleta una y otra vez. Este sistema hoy en día ya no funciona en ningún país.

¿Cuál es la prueba de que no funciona?

Hay autores que lo demuestran lúcidamente. Mel Levine3 ha escrito un libro que habla de jóvenes de hasta 30 años de edad que no tienen ningún proyecto de vida, ningún propósito, tras haber ido al colegio durante doce años4. Las escuelas son las responsables de generar este producto. Y es una clara demostración de cómo este sistema de educación, en Francia, en Inglaterra, en los Estados Unidos, en España, en el Japón, no está diseñado para enseñar a los niños a pensar, a usar el cerebro. Se les enseña sólo a memorizar cosas y escupirlas, no se les enseña a ser. Ésta es la prueba.

Así que usted creó Clonlara School. ¿Quién diseñó el programa, el currículo?

El currículo lo diseñé yo. Pero la importancia del currículo es relativa. Nuestro programa de estudios dice muy claramente: “No lo use de manera exacta; no está hecho a la medida de usted, ni de su hijo. Utilícelo solamente como una guía”. La familia tiene que adaptarlo para que se ajuste a sus necesidades, lo cual también enseñamos a hacer.

Existen algunas organizaciones, gente que se reúne y crea redes para ayudarse en la educación extraescolar. ¿Cuál es la relación de Clonlara con estas redes?

Esa gente que crea sus propios grupos está conectada en sus zonas, comunidades, países, y en toda Europa, y más allá. Es maravilloso; es la única manera en que la educación en casa puede desarrollarse, a través de estas redes. Clonlara es sólo un eslabón más. A través de nuestra página web la gente también puede ponerse en contacto con otra gente, incluso de otros países: los Estados Unidos, México, el Japón...

¿Cómo empezó Clonlara?

Al principio, uno de los defensores más fervientes de la enseñanza en casa fue John Holt, autor del libro Teach your own John ya murió, pero su obra se está traduciendo en todo el mundo. John Holt alentó a escuelas como la nuestra y nos inspiró a desarrollar nuestro programa. Fuimos una de las primeras escuelas que estaba dispuesta a ello. Cuando yo empecé a llevar la escuela, no tenía idea de cómo hacerlo, tenía que preguntar a otros. Y me ayudaron. Ahora hay gente que me dice: “Yo no quiero su escuela, sólo quiero que me ayude a llevar mi propia escuela.” Esto tiene sentido, naturalmente; yo los ayudo. Nuestra escuela se convirtió en la única que, durante mucho tiempo, estaba dispuesta a ayudar a los padres que educaban en casa. Naturalmente, hubo conflictos. Las autoridades de Michigan me preguntaron: “¿Qué está haciendo? ¿Por qué Clonlara School está ayudando a que los padres eduquen en casa?” Yo respondí: “Me pidieron ayuda; ésta es la razón.” Y se enojaron, diciendo: “Podríamos cerrar su escuela.” Yo repliqué: “¡Adelante, inténtenlo!”.

¿Era legal, educar en casa?

Sí, lo era, pero las autoridades no lo sabían. O no les importaba; solamente querían intimidar a la gente, mantenerlos a todos metidos en el mismo saco. Llevaron a las familias a los tribunales y las acusaron de criminales. ¿Cuál era el crimen? Enseñar a tu propio hijo en casa, ése era su crimen. Y hubo encarcelamientos. ¿Se lo puede creer? Hicieron esto en los Estados Unidos, en muchos estados. Y cuando casualmente algunos jueces en los tribunales miraron las leyes no pudieron encontrar ninguna indicación que dijera “usted no está autorizado a enseñar a sus propios hijos”. Así se pusieron a favor de las familias y, a medida que procedieron de este modo, más aceptada se volvió la educación en casa. Éste es el camino que se ha tenido que recorrer. Y nosotros hemos tenido que ayudar a la gente. Durante algún tiempo fue duro. Pero ahora en los Estados Unidos es fácil: dos millones de niños están siendo educados en casa. En Inglaterra también marcha bien, así como en Francia. Y ahora le toca el turno a España.

¿Cuál es el marco legal que justifica la educación en casa?

La Carta de las Naciones Unidas dice que “los padres decidirán la educación de sus hijos”. Y la Constitución española exige que los niños sean educados, pero no obliga a que vayan a la escuela. Tenemos el derecho de determinar la educación de nuestros hijos. Bien, dado este derecho, ¿por qué se llama a los jueces a intervenir, por qué se lleva gente a los tribunales en España? Ésta es una buena pregunta, que necesita una respuesta. Hacen falta personas en las escuelas convencionales que lean los derechos de los padres, los derechos de sus hijos, y que los respeten.

Ahora habrá seguramente mucha gente que estudiaron con Clonlara que terminaron ya la universidad y que se han abierto camino con éxito en la vida…

Por supuesto. Muchos de ellos están realizando una buena labor en la sociedad, aunque no todos decidieron ir a la universidad. Por mi parte, estoy convencida de que la educación en casa es el camino del futuro. Ésta es la educación que salvará a la educación, valga la redundancia. La gente que se necesita en el mundo de hoy, los pensadores, los buenos espíritus, surgirán gracias a la educación en casa.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1 Entiéndase, antes de fundar su propia escuela, Clonlara School.

2 Entiéndase como sinónimo de “educación en casa”, “en familia”, o equivalentes.

3 El Dr. Mel Levine es profesor de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Carolina del Norte y el director del Centro Clínico para el Estudio del Desarrollo y del Aprendizaje de esa Universidad. También es el cofundador de “All Kinds of Minds”, un instituto sin ánimo de lucro para el estudio de las diferencias en el aprendizaje. Es el autor, entre otros, de los famosos libros Mentes diferentes, aprendizajes diferentes y Contra el mito de la pereza.

4 Véase nota 1 del capítulo “La resolución de conflictos”.