Clonlara USA

18 oct. 2013

Entradas para BioCultura Madrid 2013


¿Quieres encontrarte con nosotros en BioCultura Madrid? 

Puedes pedirnos entradas para jueves y viernes o para fin de semana, escribiendo a boletin@clonlara.es
Las entregamos en la puerta de la feria. 

13 may. 2012

Entrevista a Pat en Radioschooling

Pueden escuchar la entrevista que Joan le hizo a Pat Montgomery en la pasada feria BioCultura de Barcelona 2012 pinchando sobre la imagen.


7 ene. 2011

Clonlara frente al curriculum

Un extracto:


Capitulo II Nuestra filosofía y práctica pedagógicas

El estudiante es su currículo

(Octubre de 1996)

Tanto en la carpeta que Clonlara envía a la familia, como en la carpeta del alumno de Secundaria, Clonlara les anima a usar nuestro currículo como un “documento de trabajo”, donde incluir aquellas otras actividades que mejor reflejen los intereses, las habilidades y las necesidades del alumno: Religión, Informática, Antropología, el huerto y los animales... La lista sería interminable.

Muchas personas piensan en los libros de texto, en los manuales y en los pupitres cuando recuerdan el colegio. En el campus de nuestra escuela, Clonlara, no tenemos pupitres, pero sí muebles que pueden usarse como pupitre: mesas, sillas, cojines grandes y alfombras en el suelo, también rincones como buhardillas y escondrijos: no es demasiado diferente de casa.

No usamos libros de texto como práctica habitual. Están plenamente a disposición, pero no se recurre a ellos automáticamente. Sirven más como libros de referencia que como textos en un sentido escolar tradicional.

Cuando la gente recuerda la escuela, piensa normalmente en materias como la Lectura (Lengua), la Ortografía, las Matemáticas, etc., divididas en sesiones, con patio y tiempo para almorzar. En Clonlara, recalcamos la indivisibilidad de las diferentes áreas. Las Matemáticas incluyen la Lectura, las Ciencias incluyen las Matemáticas y la Lectura, y así el resto. Solapar es la palabra clave. Sólo en las escuelas se sigue pensando en el aprendizaje segmentado en porciones de tiempo. ¿Cuál es la razón para ello? El control. Cuando cientos, incluso miles, de niños están juntos –muchos en contra de su voluntad– en un mismo lugar durante un período determinado cada día, los mecanismos de control son obligados, no hay duda de ello.

Esta descripción no tiene nada que ver en absoluto con la educación, sino sólo con la escolarización. La educación en casa es algo aparte y no necesita parecerse a la escuela convencional en modo alguno, a no ser que un alumno y sus padres convengan en que debería ser así.

Tomemos, por ejemplo, el paso de las estaciones del año. Si un estudiante muestra interés (y casi todos lo muestran cuando uno se acerca a las materias sincera y naturalmente... y no como lo hacen los libros de texto) por la llegada del otoño, ese tema se convierte en el foco de las actividades (la “clase”): experimentando la vida al aire libre, observando, disfrutando, investigando, caminando, hablando, cuchicheando, leyendo, grabando, siguiendo la pista de los acontecimientos. Todo ello comprende cada una de las materias escolares: la Lectura, la Aritmética, el trazado de mapas, el Dibujo, etc. Y más que eso, supone pensar y crear bastante más que tragarse los contenidos y regurgitarlos cuando a uno se lo ordenen.

Escuela no quiere decir seguir un reloj y subrayar palabras en un libro de texto. Aprender a aprender está muy por encima de aprenderse unos contenidos. Aprender mediante la implicación real enciende el interés.

Continua en el libro ... Ayudando a las familias a ser libres

24 dic. 2010

Una presentacion inquietante ...

Dr. Noam Chomsky
No es nuestra costumbre incluir en las entradas presentaciones, pero en este caso pensamos que vale la pena, después de verla, no podremos por menos que reflexionar...profundamente. Se trata de "Las 10 estrategias de manipulación" mediáticas, de la obra Armas silenciosas para guerras tranquilas del Dr. Noam Chomsky, el creador de la gramática generativo-transformacional y gran crítico de la política llevada a cabo por los gobiernos de su país, los EE.UU. Ha escrito numerosos libros de pensamiento y reflexión, y aunque se ha prodigado poco en los mass media -imaginamos por qué-, su mensaje difícilmente deja indiferente a quienes le hemos ido siguiendo, irregularmente, durante su periplo personal. Esperamos sus comentarios... Para ver la presentación, pinche aquí.

13 nov. 2010

Un documento histórico

Les presentamos este breve saludo de la Dra. Pat Montgomery, filmado en el verano de 2001 en Almería, en casa de la familia García-Ruiz. Deseamos que les guste...

7 feb. 2010

Otra entrevista a Pat Montgomery

Hemos recuperado una entrevista hecha a nuestra fundadora, la Dra. Pat Montgomery, publicada en el diario de BioCultura-Barcelona, de mayo de 2002. También se incluye en el mismo archivo un artículo al respecto de la Sra. Montse Arias, redactora de esa publicación y primera directora de la edición española de la prestigiosa revista The Ecologist.

Podéis leer ambos textos pinchando aquí.

24 dic. 2009

Nueva incorporación de "Ayudando a las familias a ser libres" a las bibliotecas universitarias españolas

En este caso, se trata de la Universidad de Navarra.

Agradecemos las gestiones a nuestra compañera Carme Urpí, profesora de su Departamento de Educación. Pueden ver la referencia pinchando aquí.

También se ha incorporado a la Biblioteca de esta Universidad el libro Razones para educar en familia, editado asimismo por la Asociación Cultural TREMN.

7 ago. 2009

Una muestra del libro "Ayudando a las familias a ser libres"

Ofrecemos a nuestros seguidores una muestra del libro de la Dra. Pat Montgomery, esperamos que les guste, se trata del capítulo:

Las pequeñas raposas (abril-mayo 2001)


Las pequeñas raposas que destrozan las viñas en flor de las que habla el Cantar de los Cantares (1) me recuerdan a ese sinfín de pequeñas incertidumbres a las que tienen que hacer frente los padres y niños que optan por la educación en casa. ¡Y vaya si son variadas!
Pongamos, para empezar, el caso de parientes, amigos y vecinos. No son pocos los abuelos que llegan incluso a dudar de la salud mental de la pareja que decide tomar un rumbo distinto al habitual y seguir la senda menos trillada. Dejando de lado el hecho de que tal vez ya hayan cuestionado previamente la elección del cónyuge por parte de su hijo o hija, la crianza de sus nietos es un tema que naturalmente les preocupa. Y ahí es cuando surgen las cejas arqueadas, las preguntas e incluso las “pruebas” a las que someten a los niños cuando los padres no están presentes. Pero las suspicacias persisten más allá del ámbito familiar y tampoco los padres se libran a veces de las preguntas y cejas arqueadas de amigos y vecinos. La reiteración de este tipo de situaciones tan molestas mina la confianza de los padres y generan numerosas dudas. Son como las pequeñas raposas del pasaje bíblico.
Una madre me comentó recientemente las experiencias que le había tocado vivir con su suegra. En cada una de las visitas familiares, su suegra se las apañaba siempre para encontrar un momento en el que separar a la pareja y preguntar al marido en un tono amenazador que cómo era posible que su esposa pudiera enseñar a sus hijos si carecía del título de maestra y de experiencia docente. ¿Quién se creía que era? ¿Por qué persistía en aquel disparate?
A otra madre le preocupa que su hija de 9 años sea tímida y no muestre interés por participar en juegos y otras actividades sociales dentro de su grupo de educación en casa ¿deberia obligarlo a participar en este tipo de actividades?
Hace años, cuando Clonlara ofrecía Educación Infantil, algunos maestros me preguntaban de vez en cuando qué debían hacer para animar a los pequeños a abandonar la seguridad de su rodilla y lanzarse a participar en las actividades de grupo. “¿Por qué?”, les contestaba. “¿Es que tienes algún problema en la rodilla? Lo que hace un niño o una niña de 3 años es expresar sus necesidades del momento. Si necesita estar pegado a ti, no le des más vueltas. Muévete con el pequeño cogido de tu rodilla. No le des importancia, pues llegará un día en que ya no necesitará aferrarse a tu rodilla, y lo más probable es que ese día llegue antes de que el niño o la niña en cuestión cumpla, pongamos por caso, 22 años”. (¿Conoces a algún adulto tímido, mamá?)
¿Y qué pasa con esos niños a los que les gusta llevar puesto el pijama la mayor parte del día? ¿O con los que se van a la cama tarde y se despiertan tarde (las aves nocturnas)? ¿Es normal?
Pues bien, ¿no es cierto que a los adultos se les puede clasificar entre personas diurnas y nocturnas? ¿Por qué no puede hacerse lo mismo con los niños? Claro que es normal. ¿Puedes vivir con ello? He aquí la cuestión. En caso de que la respuesta sea negativa, es conveniente tratar el tema en una reunión o una serie de reuniones familiares con el fin de llegar a un acuerdo/compromiso. Se trata de una FAMILIA, de ahí la importancia de tener en cuenta las necesidades de cada uno de sus miembros. ¡Lo que es justo es justo!
¿Debería preocuparme el hecho de que a mi hijo le gusten los juegos de rol?
Esta pregunta me trae recuerdos de hace veinticinco años, cuando enseñaba a los alumnos de grado elemental superior el campus de nuestra escuela. Allí se presentaba cada día el “clan”, un grupo de unos siete chavales. Sacaban el juego de Dragones y Mazmorras a las 9 de la mañana y cuando el reloj daba las 2 de la tarde, allí seguían tramando y jugando. Sin apenas variaciones, aquella situación se prolongó por espacio de meses. A menudo, ni siquiera estaban propiamente jugando; así, por ejemplo, antes de empezar una nueva partida, debían decidir quién iba a desempeñar el papel de “amo del calabozo”, lo cual generaba largos y acalorados debates. Observé cómo aprendían a relacionarse entre sí, cómo utilizaban la lógica para superar los lances inesperados del juego, cómo empleaban el arte de la negociación y otras innumerables estrategias que no hubieran podido poner en práctica en otras actividades ofrecidas durante su jornada escolar. (Esto que cuento ocurrió antes de que los medios de comunicación estigmatizaran los juegos de rol, a los que llegaron incluso a relacionar con la brujería).
Lo comentado hasta aquí constituye tan sólo una pequeña muestra de las numerosas pequeñas raposas de dudas, temores e incertidumbres que pueden minar la confianza de los padres. Existe una canción de un musical de Broadway que ofrece, en mi opinión, una buena solución a este problema: “Siempre que tengo miedo, mantengo la cabeza firme y silbo una melodía alegre para que nadie sospeche de que siento miedo (o inquietud o preocupación o dudas). Silbo una melodía alegre y cada vez que lo hago la alegría que me invade disipa mis temores”.
¿Suena demasiado simple? Determinad cuáles son vuestras pequeñas raposas y cubridlas de una luz positiva. De modo que la abuela discrepa de vuestra opción educativa y los niños son aves nocturnas a las que les chiflan los juegos de rol. Todas son raposas positivas. Creed que son positivas y lo serán. Vivid con ellas; trabajad con ellas... de manera positiva.

(1) Cantar de los cantares 2, 15
(2) Se refiere a los grupos locales de apoyo. En España, que sepamos hay dos organizados: “Aprender y Vivir” (Cataluña) y “Familias de Madrid que educan en casa” (aprenderyvivir-owner@yahoogroups.com; http://groups.msn.com/FamiliasdeMadridqueeducanencasa).
(3) Ciclo Superior de Educación Primaria.